10 mitos y verdades sobre la lactancia materna

10 mitos y verdades sobre la lactancia materna

La lactancia materna es una forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo de los bebés. Cuenta con innumerables ventajas no sólo para la salud del pequeño sino también para sus mamás.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF – con quien Kimberly-Clark tiene una alianza hace 3 años – recomiendan que la leche materna sea el alimento exclusivo de los bebés hasta los 6 meses de edad, y en lo posible extenderla, al menos, hasta los 2 años en combinación con otros alimentos.

Aunque a veces puede resultar todo un desafío, amamantar es una forma de amar y brindarle todos los nutrientes necesarios al bebé para su correcto desarrollo. Sin embargo, aún existen muchas dudas y falsos mitos sobre ella; en la Semana Mundial de la Lactancia Materna, Kimberly-Clark y UNICEF celebran esa práctica tan importante despejando varias dudas respecto a este tema.

  1. ¿Por qué es tan importante la lactancia materna para el bebé?

Además de ser un gesto de amor que permite una conexión profunda con el bebé, la leche materna cuenta con todos los anticuerpos necesarios contra las enfermedades más comunes, por ejemplo, neumonía o diarrea. Además, las niñas y los niños que son alimentados con leche materna tienen menor riesgo de mortalidad en el primer año de vida.

  1. ¿La lactancia materna es fácil?

Lo cierto es que cada proceso es único y algunas veces se requiere apoyo. La lactancia requiere práctica, tanto para las madres como para los bebés; además, se necesita un espacio tranquilo y el apoyo del entorno de la familia y del lugar de trabajo son claves.

  1. ¿Es habitual que la lactancia duela?

Al iniciar el proceso es normal experimentar molestias, sin embargo, con el apoyo adecuado para posicionar el bebé y asegurar que esté correctamente agarrado al seno, se puede evitar el dolor en los pezones

  1. ¿Debo lavarme los pezones antes de amamantar?

No es necesario, cuando los bebés nacen ya están familiarizados con los olores y sonidos de su madre. Los pezones tienen un aceite o grasa natural que los hidrata y protege, pero además las bacterias presentes en la piel pueden ayudar a desarrollar un sistema inmunológico saludable. Higienizar los pechos diariamente es suficiente.

  1. ¿Sólo debo comer alimentos saludables mientras estoy amamantando?

Las madres que amamantan necesitan una dieta balanceada. Si bien los bebés están expuestos a las preferencias alimentarias de sus madres desde que están en el útero, las madres deben estar atentas a si su bebé presenta una reacción a un alimento en particular.

  1. ¿Muchas madres no pueden producir suficiente leche?

Hay varios factores que pueden afectar la producción de leche materna. Se ha comprobado que algunos factores que ayudan a una mayor producción de leche son iniciar la lactancia dentro de la primera hora del nacimiento, mantener contacto piel a piel entre la madre y el bebé, y poner de manera frecuente el bebé al pecho para amamantar (entre mayor sea la frecuencia de amamantamiento, será mayor la producción de leche).  

No a todas las mujeres les resulta igual y hay otros factores que pueden incidir. En el caso de sentir que no se está produciendo suficiente leche para el bebé recomendamos pedir ayuda a un profesional.

  1. ¿Debo amamantar si estoy enferma?

Dependerá de la enfermedad de la que presenta la mamá. Es recomendable consultar a un profesional para que brinde su consejo en cada uno de los casos.

  1. ¿La lactancia es buena para la mamá?

La lactancia no sólo beneficia a los bebés, sino también a las mamás.  A corto plazo ayuda a su recuperación física, por ejemplo, disminuye el riesgo de hemorragia después del nacimiento y reduce el riesgo de depresión post-parto.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las mujeres que amamantan tienen un 32% menos de riesgo de tener diabetes tipo 2, un 26% menos de riesgo de tener cáncer de mama y un 37% menos riesgo de tener cáncer de ovarios. *

El hecho de que existan mamás que no amamanten no significa que sea algo negativo, cada caso es único. Es importante asesorarse con algún experto en lactancia y también considerar las circunstancias en cada caso. Amamantar es una experiencia singular y única para cada mamá; el contacto piel a piel, intercambiar miradas y abrazar a tu bebé fortalecerá el vínculo afectivo y le dará mayor seguridad emocional.

  1. ¿Es difícil destetar a un bebé si es amamantado durante más de un año?

No hay evidencia de que sea más difícil dejar de amamantar después de un año, pero sí hay evidencia de que amamantar hasta los dos años es beneficioso, tanto para las madres como para los niños. Todas las madres y los bebés son diferentes y cada caso es único.

  1. Si vuelvo a trabajar, ¿tendré que destetar a mi bebé?

Muchas madres continúan amamantando después de volver al trabajo. Recomendamos verificar las políticas del país y del lugar donde trabaja. Si tiene derecho a un horario y un lugar para amamantar durante las horas de trabajo, si es posible poder ir a casa y amamantar, pedirle a un familiar o amigo que le traiga a su bebé o que se extraiga la leche y se la lleve a casa.

Datos brindados por Huggies sobre la lactancia materna

Para la marca Huggies®, el vínculo que existe entre los padres y su bebé es vital para promover una crianza positiva, al igual que el poder que tienen los abrazos en su desarrollo. Por esta razón, se suma a los esfuerzos que se realizan actualmente para promover la lactancia materna y sus múltiples beneficios.

La leche materna es el mejor alimento para el bebé

Para la especialista Mariana Valverde, asesora en Alimentación del Recién Nacido, lalactancia materna es más que un alimento, es cercanía, calor, seguridad, apego, protección y mucho más.

La leche materna es un fluido vivo, complejo, dinámico y personal que varía en composición a lo largo de la lactancia, adaptándose a las necesidades específicas de crecimiento y desarrollo del bebé.

¿De qué está compuesta la leche materna?

  • En un 88% de agua.

  • Vitaminas como la B, C y E.

  • Minerales como el hierro y el calcio.

  • Ácidos grasos que brindan energía y son esenciales para el desarrollo del cerebro y

    la vista del bebé.

  • Hidratos de carbono como la lactosa, la cual favorece el desarrollo de la flora

    intestinal del lactante.

  • Proteínas como α-lactoalbúmina y la lactoferrina.

  • Componentes bioactivos y factores inmunológicos.

  • Azúcares.

    ¿Cuáles son los beneficios de la lactancia materna?

     

    La lactancia materna además de ser el mejor alimento para el bebé, brinda muchos beneficios para el niño, la mamá y la familia. A continuación, el detalle:

    Para el bebé:

    La leche humana contiene agentes antimicrobianos, antiinflamatorios e inmunorreguladores, que contribuyen al desarrollo del sistema inmunológico.

    Reduce la frecuencia de trastornos pediátricos agudos y crónicos, entre ellos, la otitis media, la enfermedad diarreica aguda, las enfermedades de las vías respiratorias bajas, el síndrome de muerte súbita del lactante, la enfermedad inflamatoria intestinal, la leucemia infantil, la diabetes mellitus, la obesidad, el asma y la dermatitis atópica.

    Durante el segundo año de vida continúa siendo una fuente importante de macronutrientes y factores inmunológicos para el niño pequeño en crecimiento.

    Para la madre:

    Menor es el riesgo de desarrollar cáncer de mama y de ovario. Disminuye el riesgo de la diabetes mellitus y la hipertensión.

    Ayuda a la rápida recuperación después del parto y disminuye el riesgo del sangrado post- parto.

    Para la familia:

    Promueve el vínculo afectivo.

    Disminuye los gastos de atención de salud del bebé, ya que el niño es menos propenso a enfermarse.

    Ahorra tiempo de preparación y gastos en artículos como biberones o fórmula si se amamanta de manera exclusiva.

    Fuente de información:

    Joan Younger Meek, Lawrence Noble; Technical Report: Breastfeeding and the Use of Human Milk. Pediatrics July 2022; 150 (1): e2022057989. 10.1542/peds.2022-057989

    http://www.eatbettermovemore.org/SA/enact/workplace/documents/workplace.supportbreastfeeding.Heyman, Jody, et al. (2013). Breastfeeding policy: a global comparative analysis. Bull World Health.

    ILCA. (2007). Position Paper on Breastfeeding and Work.